·ESTOFADO·

de hongos shiitake

EDITORIAL OSCURA  141.jpg

Ingredientes

1 taza de Hongos Shiitake secos

2 tazas de Hongos Shiitake frescos

1 taza de Tomates secos hidratados en aceite de oliva

2 Puerros

2 tazas de salsa napolitana hecha en casa

2 tazas de Vino Tinto

1 cucharadita de cúrcuma 1 cucharadita de Paprika 

2 cucharadas de panela

2 cucharadas de mantequilla

hojas de Laurel 

4 ramas de Tomillo

4 cucharadas de aceite de oliva

Sal y Pimienta al gusto

EDITORIAL OSCURA  124.jpg

·Historia·

Estofado porque calienta el alma en medio de un día frío, y hongos porque crecen en el lugar menos esperado. Estofado de hongos porque estamos en medio del bosque, porque sabe a vino y a tomate. 

Mauren eligió en medio de la plaza de Palo Quemao los hongos shiitake más lindos, y lo más lindo, fue ese viaje del que llegaron cargados. Nos trajeron a la mesa, a esa Bogotá que tanto extrañamos, esas manos que tanto madrugan para llevarnos lo mejor de las tierras que nos rodean, para recordarnos que nadie en ésta pandemia, se rinde. 

Cocinar un estofado siempre es una larga historia, se cocina al principio con fuegos altos, y luego se entrega, a la calma más tenue del fuego. Cuidarlo es poético, abrirlo y ver la transformación de los alimentos durante cocciones lentas, te entrega sabiduría. Un bosque, un escenario perfecto para los hongos, los sabores a madera y el dulce del tomate. Un buen estofado te consiente, te hace sentir en casa de los abuelos, te explica en cada bocado, que cada una de las horas que tomó en cocinarse, fueron solo para abrazarte.

El estofado de hongos shiitake, te abre un mundo de posibilidades para disfrutarlo. Puedes acompañarlo solo de arroz o de un cremoso puré de papa para disfrutar toda su salsa, puedes ponerlo encima de un gran plato de pasta, o como hicimos en esta mesa de delicias, con un esponjoso cous cous.

EDITORIAL OSCURA  110.jpg
EDITORIAL OSCURA  143.jpg

·Manos a la Obra·

 

Ya hablamos del tiempo, de las horas necesarias que se toma un estofado para lograr unir cada uno de los sabores, para entregarte ese sabor dulce, fuerte y deslumbrante. 

Primero tuvimos una idea, a Mauren le gustan los hongos frescos y a mí me gusta el sabor intenso de los hongos secos. El poder del agua en la que se remojan los hongos y se regresan a la vida, sin duda hace la diferencia. Unir hongos shiitakes frescos y secos, fue para este estofado, una gran decisión. 

 

Cosechamos puerros, los cortamos y los salteamos a fuego muy alto en aceite de oliva con paprika, cúrcuma, panela, sal y pimienta. Y en el instante preciso en el que los puerros se llenan de color dorado, ¡llega el vino!. El gran encargado de sacar todo el sabor del salteado, para unirlo en una salsa maravillosa.

Agregamos los hongos frescos, los hongos secos hidratados, y la magia del agua en la que se hidrataron. Llegan los tomates secos, la salsa napolitana hecha en casa y las hierbas. Un toque de fuego alto, y cerramos con papel aluminio a fuego muy bajo. 

Lo olvidas, sigue tus tareas, dale tiempo para transformarse. Cuando tu casa se llene de olor a vida, a madera, a tomate dulce y a tomillo, quita el papel aluminio, y revisa. Los líquidos de cocción deben haberse reducido a la mitad, revisa el punto de sal, déjalo destapado, sube el fuego y dale 15 minutos más. Corta un manojo de cebollín fresco, y sirve en un gran plato.

EDITORIAL OSCURA  222.jpg
EDITORIAL OSCURA  283.jpg