·DURAZNOS·

rostizados

EDITORIAL OSCURA  135.jpg

Ingredientes

5 Duraznos maduros

2 cucharadas de Panela

2 ramas de Romero

2 ramas de Oregano 

4 cucharadas de aceite de oliva

Sal y Pimienta al gusto

EDITORIAL OSCURA  105.jpg

·Historia·

Desde que era una niña, mi papá consentidor, llegaba de sus largas correrías con bultos de frutas. No le gustaba comprar poquitas, ¿saben por qué? Porque todo lo que es poquito, es una bobada. Me rio sola de recordarlo diciendo eso.  Él, era un gran amante de las frutas, y su mejor plan, fue sentarse con mi hermana y conmigo a ver películas, mientras nos devorábamos un bulto de duraznos, de mandarinas, de mangos. Cuando los últimos se maduraban todos al tiempo, mi papá pedía, duraznos melados. Y así, nos dábamos la segunda tanda, del festín del bulto de frutas. 

Crecí, y mis duraznos al horno con hierbas y panela, son el nuevo festín de mi casa. Amo todo lo que puedes acompañar con ellos: una ensalada de rúgula, burrata y miel, un postre con crema batida y nueces caramelizadas, una pizza, una chuleta de cerdo, o un buen pedazo de pan con quesos madurados.

Para éste bosque que añora pan, frutas caramelizadas y queso, no hay mejor receta. Su único secreto, es dejarlos quemar. Esa capa protectora de sus dulces notas, se convierte en el mejor manjar del universo. Un durazno, un trozo de pan de masa madre de trufa negra y un poco de queso brie; es la gloria. Algo tan simple, tan corto de pasos, tan preciso, que me hace saborearme mientras veo llover y escribir esta receta para ustedes. Por favor, no dejen de intentarla. 

EDITORIAL OSCURA  133.jpg
EDITORIAL OSCURA  138.jpg
EDITORIAL OSCURA  140.jpg
EDITORIAL OSCURA  169.jpg
EDITORIAL OSCURA  293.jpg

·Manos a la Obra·

Duraznos maduros, no importa el tipo. Cortalos a la mitad, dales un giro con gran decisión  y separa las mitades con tus manos.

 

Una placa o un plato resistente al calor, córtalos en 4 partes y ubicados con la piel hacia abajo en la placa. Ralla panela sobre ellos, sazona con sal marina y pimienta, y siente que los decoras con ramas de romero y orégano. Por ultimo, un generoso chorro de aceite de oliva.

Llevalos al horno, o también puedes ponerlos sobre el sartén. Déjalos quemar, sácalos del juego y agrega más aceite de oliva. Un manjar, listo a la espera del pan y el queso.

EDITORIAL OSCURA  185.jpg