·CARPACCIO DE PEPINO·

toronja rosada, cebollitas caramelizadas, feta y pistachos

Ingredientes

3 Pepinos Cohombros en laminas

1 Toronja Rosada 

1 taza de Queso Feta

Cebollitas Moradas

1 cucharada de Mantequilla

1 cucharada de Miel de Abejas

1 ramita de Oregano

Un puñado de Pistachos triturados 

2 cucharadas de Aceite de Oliva

Sal y Pimienta al gusto

·Historia·

Ana tiene una forma particular para escribir recetas, puede verlas, olerlas y saber si van a funcionar. Mauren tiene una forma particular para comprender esas recetas que sueña Ana. ¿Carpaccio de pepino? Seguro sabe bien, pero, ¿Cómo se ve? Carpaccio y de pepino, piensa Mauren.

A ellas les gustan los procesos, o complicar un poco la cotidianidad -podrían pensar algunos-, o embellecerla -dirían otros-, les gusta la música, el sonido de la lluvia, los platos envueltos en misterio que resultan muy sencillos de preparar, exaltar el romanticismo, alejarse del ruido. ¿Aman el caos? En ésta receta hay caos, hay color, hay equilibrio.

La comida para ellas trasciende lo visual pero alimenta desde allí, invita y reconforta, transforma el principio del alimento como necesidad para encontrarse con el alimento como regalo. Y ésta receta, ese carpaccio de pepino que tantas preguntas suscitó, rebela todas las respuestas. Un plato versátil, un plato fresco pero a la vez contundente; un plato que puede ser corazón de una mesa o acompañar y abrazar un plato principal. 

EDITORIAL OSCURA  154.jpg
EDITORIAL OSCURA  161.jpg
EDITORIAL OSCURA  165.jpg
EDITORIAL OSCURA  162.jpg
EDITORIAL OSCURA  167.jpg

·Manos a la Obra·

Hay muchos primeros pasos en ésta receta, así que la paciencia, será buena ayuda. Con una mandolina o un cuchillo, cortamos láminas muy finitas del pepino, conservamos la piel. Estas láminas las reservamos en una bandeja. 

Pelar y cortar en cruz las cebollas, si son muy pequeñas dejarlas completas puede ser una buena opción. En una refractaria o en cualquier recipiente resistente al calor, agregamos las cebollas, ponemos un cubo generoso de mantequilla sobre ellas, y si nos detuviéramos en este momento, ya tendríamos una receta: ¡Cebollas caramelizadas! Pero vamos un poco más allá, un chorrito de aceite, salsa soya, sal, pimienta y una rama florecida de orégano. Al horno hasta que el color caramelo envuelva las cebollas.

Mientras las cebollas se transforman en el horno, pelamos la toronja , retiramos la piel banca que las cubre y con la mano la porcionamos.

Ha llegado la hora de servir el carpaccio: Cama de pepino, queso feta (tanto como te guste), cebollas reposadas, toronja, un puñado de pistachos, una fiesta en éste plato. Color, contraste, rebeldía y armonía. Los jugos que se guardaron en el fondo de las cebollas lo agregamos a ésta mezcla. 

EDITORIAL OSCURA  287.jpg